martes, 1 de septiembre de 2009

fugaz



Algo está desordenado, miro a mi alrededor los discos de Sabina abiertos junto
a unos cuantos periodicos y una que otra revista antigua...Un poco de agua mineral
en mi mesa y algo de frutas secas para mantenerme despierta.

Ahora que recuerdo, fueron cien noches seguidas, todas contadas
cada una perfectamente recordada, hasta que suene la campana (decías)
una dos me besabas te levantabas lentamente de aquella silla de manera
(jamás olvidaré el ruido que provocaba al momento en que te levantabas de ella)
volteabas mirabas mi piel quemada mis mejillas coloradas y mis ojos negros
...negros como aquel poleron que llevaste el último día que hiciste todo aquel ritual
solo que ese día te fuiste y no volviste a cruzar la puerta rojiza, pisar los periódicos
y corear juntos crimenes perfectos.

No sé que será de ti pero tu silla sigue ahí tu aroma aún lo siento aquí
y la inspiración ha quedado conmigo, si bien el dulzor de la garantía
de tu mirada fija ya no lo siento más, creeme que me has dado una razón
para la cual empezar.No te sientas culpable anfiloquio de ensueño
no me siento mal ni tampoco adolorida...me conformo con que ahora
hay más aire para mi.

No hay comentarios: